TWIBLINGS la última novedad

Mellizos nacidos de vientres diferentes con cinco días de diferencia

 Los pequeños Violet y Kieran son un par de mellizos que hoy tienen 15 meses. Nacieron con cinco días de diferencia. Con el mismo material genético pero gestados en vientres diferentes.

Como el caso es tan extraño, no hay palabras para llamarlo. Por ello se ha acuñado el término twiblings, una combinación de las palabras twin (mellizos) y sibling (hermano). La historia de estos hermanos fue difundida recientemente en la revista dominical del periódico The New York Times.

Melanie Thernstrom contrajo matrimonio a los 41 años con Michael Callahan, en la ciudad de Portland (Oregón, Estados Unidos), luego de haberse graduado en Harvard y haber tenido una carrera exitosa.

Intentó concebir de manera natural pero no pudo. Luego se realizó 6 fertilización in vitro, pero los embriones morían prematuramente.

La adopción la descartó porque es casi imposible para  mujeres mayores de 40 años: “cuando los padres Michael adoptaron a su hermana en 1970 había abundancia de bebés en Estados Unidos que necesitaban familias, pero el uso generalizado de métodos anticonceptivos, el aborto entre otros factores, han causado una baja de la oferta para los niños en adopción”, dice Melaine en el artículo de The New York Times.

Fue así como decidió buscar una donante de óvulos. Insistían en tener mellizos pero sabían que el 60 % de ellos nacen de forma prematura y con riesgo de contraer más enfermedades. Por eso pensaron en tener dos hijos con dos años de diferencia pero por la edad de Melanie, concluyeron que lo mejor sería utilizar la subrogación alquilando dos vientres para embarazar a las mujeres de manera simultánea con los óvulos de la donante y el esperma del Michael.

Naciendo sus mellizos con 5 días de diferencia.

Esta situación es llamada desde hace poco  “Twiblings”

¡Espero les haya gustado este artículo!

ABC de la Endometriosis

 

INTRODUCCION

La endometriosis es un trastorno común que afecta a la mujer durante su vida reproductiva. Esto ocurre cuando el tejido endometrial que recubre la cavidad uterina, crece fuera de la cavidad. Este tejido erróneamente localizado puede implantarse y crecer en cualquier parte de la cavidad abdominal, o raramente en sitios distantes.

Algunas mujeres pueden tener sólo unos pocos implantes aislados de endometriosis que nunca se diseminan o crecen, mientras que en otras la enfermedad puede diseminarse a través de toda la pelvis.

Muchas mujeres que tienen endometriosis experimentan pocos síntomas o pueden estar asintomáticas, sin embargo, en algunas mujeres, la endometriosis puede causar cólicos menstruales severos, dolor durante la relación sexual, infertilidad y otros síntomas.

La endometriosis puede en ocasiones  ser tratada con medicamentos o con cirugía con el fin de preservar la fertilidad. Sin embargo, en casos extremos algunas pacientes pueden tener síntomas tan severos que el útero y los ovarios deben ser quirúrgicamente removidos.

La endometriosis se puede encontrar más frecuentemente en pacientes que nunca han estado embarazadas, pero no se puede generalizar tan fácilmente, algunas veces afecta a mujeres que han tenido hijos, o a adolescentes.

El tejido endometrial, ya sea el que está dentro o fuera del útero, responde al incremento de los estrógenos y la progesterona producidos en el ovario.

La endometriosis responde a las hormonas ováricas de la misma manera que el endometrio. Bajo la influencia de estrógenos y progesterona, el tejido erróneamente colocado se hincha y produce las mismas sustancias incluyendo las prostaglandinas y otras sustancias que pueden ser toxicas para el óvulo y los espermatozoides. Cuando el nivel hormonal cae, el tejido puede sangrar. A diferencia del endometrio normalmente colocado que es expulsado del cuerpo como flujo menstrual, la sangre y tejido producto de la endometriosis no tiene salida; permanece e irrita al tejido circundante.

¿Qué Causa la Endometriosis?

Varias teorías existen de cómo comienza la endometriosis. La teoría más popular es la de la menstruación retrógrada, que consiste en el flujo menstrual dirigido hacia la cavidad pélvica a través de las Trompas de Falopio. De acuerdo con esta teoría, las células endometriales se pueden implantar sobre los ovarios o en cualquier parte en la cavidad pélvica.

SINTOMAS DE LA ENDOMETRIOSIS

El dolor menstrual (dismenorrea) puede ser un síntoma de endometriosis, cuando ocurre durante los primeros años de menstruación, tiende a mejorar con la edad y después del primer hijo, y no está usualmente relacionada con endometriosis. El dolor menstrual la cual ocurre posterior en la vida de la mujer y se incrementa con el paso del tiempo, debe ser considerada como un signo de alarma de una posible endometriosis.

Una paradójica característica de la endometriosis es que el grado de dolor no es un indicador válido de la severidad de la enfermedad. Algunas mujeres con endometriosis extensa no tienen dolor en lo absoluto. Una mujer con endometriosis puede notar que a medida que la enfermedad progresa sus períodos se hacen más dolorosos, o el dolor aparece más temprano o tiene una mayor duración.

Dolor Durante la Relación Sexual (Coito)

La endometriosis puede producir dolor coital, una condición conocida como dispareunia.  

Sangrado Uterino Anormal

La mayoría de las mujeres que tienen endometriosis no presentan anormalidades del sangrado. Ocasionalmente, sin embargo, la enfermedad se acompaña de sangrado vaginal en intervalos irregulares.

Infertilidad

En algunos casos la infertilidad es un síntoma de endometriosis. Sin embargo, otros factores tales como alteraciones de la ovulación o pobre calidad del semen pueden estar involucrados en la infertilidad de una pareja. Algunas mujeres que tienen endometriosis son capaces de concebir, mientras otras pueden estar infértiles debido a la endometriosis sola, o en combinación con otros factores.

DIAGNOSTICO

El diagnóstico de endometriosis no puede ser hecho por los síntomas solamente. Su médico puede sospechar la enfermedad si se tiene problemas de infertilidad, cólicos menstruales severos, o dolor durante la relación sexual. Recuerde, sin embargo, que muchos pacientes con esta condición no informan síntomas en lo absoluto.

Examen Pélvico

Un médico puede sospechar endometriosis basado en la historia clínica y en los resultados del examen pélvico, pero no puede confirmar su presencia sin estudios adicionales.

Laparoscopia

La laparoscopia es un procedimiento quirúrgico que le permite al médico mirar dentro de la pelvis e inspeccionar los órganos reproductivos para verificar la presencia de endometriosis, muchos doctores recomiendan la laparoscopia como parte del proceso diagnóstico de todas las mujeres infértiles.

TRATAMIENTO

Su doctor considerará todos los síntomas, hallazgos físicos, los resultados de los exámenes, sus preocupaciones y dudas antes de recomendar un tratamiento. Las mujeres con endometriosis que tienen pocos síntomas o no los tienen, pueden no requerir medicación. Implantes endometriales pequeños pueden permanecer estables o aún desaparecer. Puede ser recomendado una medicación hormonal, cirugía o ambas. Los doctores frecuentemente aconsejan a las pacientes con endometriosis a proseguir con sus planes de concebir. Muchos piensan que el embarazo inhibe el crecimiento de la endometriosis y causa su regresión. 

El propósito del tratamiento hormonal es simular el embarazo o la menopausia, dos condiciones naturales que se conoce que inhiben la enfermedad. Con ambos tratamientos el endometrio uterino deja de ser estimulado a crecer con cada ciclo menstrual y la menstruación se detiene. El crecimiento del tejido endometrial ectópico (endometriosis) usualmente también será suprimido. 

Los análogos del GnRH comprenden la clase de hormonas más recientes usadas para tratar la endometriosis.

Cirugía

El tratamiento de la endometriosis con medicamentos tiene limitaciones definidas. La medicación usualmente controla el dolor leve o moderado, y puede eliminar pequeños parches de la enfermedad. Pero quistes endometriósico grandes en el ovario responden menos, y las drogas no pueden remover tejido cicatrizal. La cirugía para remover adherencias, implantes o endometriomas puede ser necesaria para aliviar el dolor y mejorar la fertilidad. Aún con cirugía, toda la endometriosis puede no ser erradicada y algunas veces terapia médica postoperatoria debe de ser usada.

Algunos pacientes necesitan una combinación de tratamiento médico y quirúrgico. Sí una mujer infértil con endometriosis no logra un embarazo aún después de tratamiento médico y quirúrgico, la fertilización in vitro procedimiento conocido comúnmente como “bebé de probeta” puede ser una opción.

Mientras que la mayoría de los pacientes experimentan mejoría con el tratamiento, un 25 a 50 por ciento de los pacientes presentaran signos y síntomas de recurrencia de 5 a 10 años después de completar la terapia inicial.

Embarazo

Aunque las estadísticas no son concluyentes con respecto a sí el embarazo es terapéutico, muchos especialistas han observado que la endometriosis frecuentemente disminuye durante el embarazo. Estos investigadores creen que el medio ambiente hormonal producido por el embarazo usualmente inhibe la enfermedad.

 Implicancias Psicológicas

La endometriosis es una enfermedad que tiene consecuencias emocionales para las mujeres. El dolor debilita algunas mujeres afectando el trabajo y otras relaciones, alterando sus actividades normales. La relación sexual puede ser dolorosa y algunas mujeres pierden interés en el sexo para evitar las molestias. Además el tratamiento hormonal para la endometriosis puede afectar la sexualidad y causar trastornos emocionales. Los efectos colaterales de estos medicamentos, especialmente algunos de ellos que imitan la menopausia, pueden causar depresión e inhibir el deseo sexual en algunas mujeres. El entendimiento y soporte por la pareja, por la familia y amigos, es importante para todas mujeres con endometriosis. Se han formado grupos de apoyo para ayudar a las mujeres que presentan endometriosis y pueden estar disponibles en su área.

CONCLUSION

La endometriosis es una enfermedad que afecta millones de mujeres en todo el mundo. Para muchas la condición pasa desapercibida, para otras demandas atención profesional, especialmente cuando se compromete la fertilidad o el dolor afecta el estilo de vida. El escoger un medico calificado quien esté familiarizado con los últimos desarrollos en el manejo de la endometriosis es su mejor estrategia. El médico que usted escoja le recomendará el curso de tratamiento terapéutico más apropiado basado en su situación personal.

*Material proporcionado por AMI.

Asociación Mexicana de Infertilidad

 

 

The information provided here in should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.  © 2011 AMI. Any duplication or distribution of the information contained here in is strictly prohibited.

Pensar en un bebé NO produce infertilidad

Es difícil que un estado emocional como la depresión conduzca por sí solo a un cambio biológico tan radical que impida el embarazo, afirmó Francisco Antonio Morales Carmona, académico de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

De hecho, subrayó, actualmente está más que probada la existencia de factores orgánicos que determinan la imposibilidad de gestación.

En realidad, la depresión acompaña a la infertilidad, pero no es causa de la misma; sin embargo, muchas veces las mujeres o las parejas, como parte del proceso que viven y por su estado, así lo interpretan, indicó el también jefe del Departamento de Psicología del Instituto Nacional de Perinatología.

Entonces, reiteró, se piensa que esto contribuye a perder un bebé o no poder embarazarse, cuando no hay relación. A veces se habla de la ansiedad que genera la incapacidad de concebir, pero ésta tendría que ser totalmente patológica para alterar el equilibrio biológico de la mujer, abundó.

Depresión: un síntoma, un estado de ánimo o un trastorno

Morales Carmona añadió que la depresión es un término utilizado en diferentes contextos. Puede ser un síntoma, un estado de ánimo o un trastorno.

En tanto, la infertilidad agrupa a mujeres que pueden embarazarse y no llegar al término de la gestación, y a las que, a pesar de sus deseos de procrear, no pueden hacerlo. Es importante establecer la diferencia desde el punto de vista psicológico, acotó, porque cuando se pierde el producto se genera un duelo, tristeza y sensaciones de frustración e impotencia.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, más del 90 por ciento de los casos de infertilidad que se presentan tienen solución a través de tratamientos médicos.

En México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), un millón y medio de parejas padecen infecundidad, y 85 por ciento de los casos se debe a causas que pueden ser diagnosticadas a través de un estudio médico adecuado.

En caso de infertilidad, existen tratamientos psicológicos que consisten en acompañar a la paciente en el proceso de diagnóstico y detección de los factores que contribuyen a su imposibilidad reproductiva. La idea es que la mujer se encuentre en las mejores condiciones emocionales, concluyó Morales Carmona.

(Fuente: UNAM)

¿ Porqué abandonar mi tratamiento de Reproducción Asistida?

infertilidadInvestigaciones realizadas en
diferentes países del mundo han llegado a la misma conclusión.   Del total de pacientes que abandonan los
tratamientos de fertilidad, un porcentaje muy significativo lo hace por el “Factor
Psicológico”.

El dinero es la causa No. 1
pero la segunda pertenece al estado anímico de la pareja.

La forma de responder ante el
fracaso, después de haber realizado un tratamiento de reproducción que dio como
resultado “Negativo”, va a determinar que el paciente regrese pronto o no
regrese más al médico para continuar
luchando por lograr concebir un bebé..

Paradójicamente entre más distancie un paciente sus procedimientos de reproducción
asistida, menor es la probabilidad de obtener el éxito en alguno de ellos.

El estrés y la ansiedad son, después del factor económico,
los tópicos que más complican la efectividad y continuidad de los tratamientos
reproductivos, dado que provocan en las parejas la decisión de abandonar la
meta de tener al BB en Casa.
Hasta ahora en el país el concepto simplificado apuntaba siempre al tema
económico: tanto los procedimientos de fertilización asistida como los
medicamentos que se usan para realizarlos tienen costos elevados y no están
contemplados por los planes de salud, ni públicos ni privados.

Y ambas variables son, claramente, un obstáculo que explicaría el abandono de
la búsqueda del hijo propio o biológico.

Sin embargo, distintos estudios internacionales están dando cuenta del rol
protagónico que tienen los estados anímicos de las parejas como su manejo al
fracaso para no completar los tratamientos médicos.

Se sabe que el  estrés crónico o ansiedad
anticipatoria,  surge de la experiencia de infertilidad previa, y el estrés “agudo” relacionado con los tratamientos, la aplicación de inyecciones diarias, la constante presencia del equipo tratante en medio de la vida diaria de la pareja y la incertidumbre con respecto al resultado del tratamiento.

Un buen médico siempre va a buscar lograr que la pareja
tenga un niño sano, con el menor daño psicológico posible; apoyándolos a que
resistan el desgaste físico y emocional, hasta lograrlo.