Un ejemplo de MUJER…. Carmen Dell´Orefice

Dueña de una belleza imponente y una trayectoria única (inmortalizada, entre muchos otros, por el lente de Richard Avedon), Carmen posee además, sabiduría, inteligencia y un gran sentido del humor.

Carmen dice “El haber bailado gran parte de mi vida me ha dado una conciencia plena sobre mi cuerpo y las bases para ser disciplinada y tener excelente condición física, mucha energía y ¡Una buena postura!”

Sus momentos de mayor orgullo han sido cuando nació su hija Laura, después de eso el haber ganado varias competencias de natación y por supuesto cuando su soufflé sale a la perfección.

Yo también brinco de emoción cuando me sale un soufflé genial.

Quien no, ¿Cierto?

Lo cierto es que Carmen Dell´Orefice es un gran ejemplo para muchas mujeres de lo que se puede conseguir con valor y voluntad para lograr a sus 80 años de edad y seguir vigente en las pasarelas del mundo.

Todo mi respeto y admiración para la mujer que Carmen ha cultivado; todo un ejemplo a seguir para cualquier mujer.

¿Cuántas mujeres menores que ella por decenas de años, conoces que se sienten más cansadas que Carmen?
Llegar a los 80 años, llena de hermosura exterior e interior, imagino que no ha sido una tarea sencilla pero la recompensa es está.

Y tú …..¿Te atreves?

Desemascarando a las Jungleras

El Mantarrayas Club es un grupo al que pertenezco, formado por mujeres con diferentes  estados civiles (casadas, solteras, viudas,
divorciadas), en donde podemos abordar cualquier tema y obtener los puntos de vista del mismo tema pero con diferentes percepciones y vivencias.

La diversidad de experiencias y la personalidad de cada miembro, es lo que hace las charlas muy amenas por horas y horas.

¡Ayer  fue una gran reunión con mis amigas las Mantarrayas!

Entre café, té helado y sangrías, la conversación giró como siempre sobre temas existenciales, espirituales, no sin antes volver a dar un recorrido de las personas que conocemos en común  y no, de aquellos tiempos de prepa y carrera.

Una de las de las fundadoras del Mantarrayas Club, nos compartió un comentario de un amigo muy cercano, Carlos es viudo; su esposa e hija murieron en un accidente.

Carlos  platicó sobre el funeral  y terminó diciendo-  Fueron llegando las amigas de mi esposa al funeral y algunas de ellas, entre abrazos de supuesta compasión y solidaridad; dejaban verme en claro que su intención era acompañarme en mi dolor en privado, me estaban coqueteando. Llego un punto en que tuve que alejar a una de ella, pidiéndole me diera un espacio para enterrar a mi esposa y a mi hija.-

Agregó que conversando de esto con un amigo que también acaba de integrase al estado civil de viudo, Alberto le pregunto “Ah! ¿Y no te dejaron tarjetas con teléfonos en la bolsita del saco como a mí?”

En verdad pregunto  ¿Qué pasa con las mujeres? ¿En qué momento se perdió la línea que podía sostener las relaciones de amor y amistad?

Todas las socias del Mantarrayas Club estuvimos de acuerdo en sentir vergüenza de nuestro género.

En el mundo de las relaciones  se abre un espacio que muchos llaman “La Jungla”. Un lugar en donde para sus habitantes no existen los valores, la moral, la ética personal ni profesional, todo se vale con tal de obtener el premio.

Una mujer junglera  evalúa  a cada persona, para ver si es prospecto de víctima. La constante es que esas evaluaciones las llevan a cabo en grupo. Su grupo junglero decide si es buen candidato.  Para después lanzarse como un halcón tras su presa, sin importar lo que se lleve de encuentro tras ese vuelo en caída libre, siempre apoyada por las jungleras.

La víctima puede ser cualquier persona de su círculo cercano, de conocidos,  profesional, laboral, clientes, pacientes,  o hasta llegar al descaro de localizarlos por obituarios en el periódico, cuando el perfil deseado es de un viudo.

Algunas jungleras lo hacen por dinero, conseguir una herramienta económica que les aliviane los pagos de sus facturas, es una trabajo arduo pero muy gratificante; para algunas otras es todo un deporte, mostrar el trofeo de su cacería las llena de oxitocina.

Pero como en todo, al final la víctima podrá decidir dependiendo del estado de su psiquis, , sino está muy dañado, podrá ver la situación a tiempo y  con una gran suerte de muleta como el mejor torero,  decir “Olé”.

Por el contario, si está muy dañado terminará comportándose como miembro de una secta, sin voluntad, dejando el pasado atrás, desligándose de todos los que puedan constituir un peligro, y apostando en que por fin encontraran paz. El resultado para la víctima cuando despierta de ese adormecimiento se llamará “aprendizaje”.

Debo aclarar que no estamos hablando de una relación, que nació o se fue dando.  Las relaciones con las jungleras son con un objetivo establecido y con toda la intención de “gancharte” para sus fines.

Hoy les digo a estás jungleras , que lamento mucho las experiencias que han tenido que vivir para llegar a pertenecer a la Jungla. Edificar sobre escombros, es tarea efímera, hace falta un espacio en el tiempo para limpiar  y poder construir cimientos profundos.  No olviden que el ejemplo educa.

Reconozco que el manipular a las personas es todo un arte, pero como bien dicen “A cada cerdo le llega su San Martín”, lo que indica que en algún momento tendrán que  asumir las consecuencias de sus actos.

Adultos Emergentes …..

llegaron para quedarse

Tienen más de 25 años, viven en casa de sus padres, no buscan formar una
familia ni tener un empleo fijo. Estudian, trabajan, viajan y se divierten. Su
prioridad es autodescubrirse y explorar nuevas posibilidades. Llegaron para
quedarse y se están expandiendo. Ésta es la invasión de los adultos emergentes.

No es un adolescente. Tampoco un adulto con responsabilidades. Tiene
estudios universitarios, quiere viajar y estudiar maestrías, diplomados y
cursos varios, pero no es del todo económicamente independiente.

Una persona  entre los 20 y los 30
años que en lugar de casarse, formar una familia y tener un trabajo estable
-como lo “indicaría” su reloj biológico y social-, posponen estos marcadores de
la etapa adulta.

Del adolescente al adulto emergente

Todos fuimos adolescentes. Se nos hace inconcebible pensar que se puede
dar un salto de la niñez a la etapa adulta de un día para otro.

La adolescencia, con sus preparatorias y sus ídolos pop, fue una
invención del siglo 20. G. Stanley Hall, “El padre de la adolescencia”, alertó
a sus colegas de la evidente existencia de una etapa de transición entre ser
niño y adulto.

Hoy, a más de 100 años de que Hall escribiera su célebre tratado
Adolescense: Its Psycology…, científicos sociales estudian una nueva etapa en
la que enfocarse en uno mismo, experimentar persistentemente y evitar la
estabilidad son clave.

Y es que tras dejar la adolescencia y antes de tener una familia,
tenemos que ser adultos emergentes.

La nueva etapa del ser humano

G. Stanley Hall se convirtió en 1889 en presidente de la Clark
University en Worcester, Massachusetts, donde realizó la mayoría de sus
estudios sobre la adolescencia y cambió la manera en que nosotros
experimentamos esta etapa.

En 2010, en el mismo departamento de psicología en el cual Hall realizó
sus estudios sobre adolescencia, el Dr. Jeffrey Jensen Arnett estudia -y de
cierta manera, crea- una nueva etapa en el desarrollo de la vida de las
personas en el siglo 21: la edad adulta emergente.

Lo que el Dr. Arnett está haciendo es, básicamente, revolucionar el
estudio de las etapas de la vida. La adolescencia ya no es LA etapa de
transición, sino una de ellas.

Lo que Jensen denomina como ‘Emerging Adulthood’ permite un mejor
estudio sobre jóvenes que ya no están pensando en el acné y los primeros
romances, pero a quienes aún el formar una familia les parece una preocupación
lejana.

El término se le ocurrió tras entrevistar a veinteañeros. “No me
parecieron adolescentes pero tampoco adultos, concluí que no entraban bien a
ninguna de las categorías que tenemos. Así se me ocurrió la idea de la edad
adulta emergente”.

Su libro del Dr. Arnett, Emerging Adulthood: The Winding Road from Late
Teens through the Twenties, es la punta de lanza de esta teoría.

No es miedo al compromiso de la vida adulta, es simplemente un nuevo
patrón de vida generado por diversos factores, desde los estímulos mediáticos, la
educación   hasta la prolongación de la esperanza de vida

Así, la tercera década de la vida se convierte en una época de
definiciones sobre lo que la persona quiere ser durante sus próximos 50 años,
pero sin la presión social de crear nuevos núcleos familiares.

La edad adulta emergente es la etapa en la que las personas se sienten
más en control sobre decisiones importantes en su vida.

“Ellos aún sienten que tienen el control de cosas como qué especialidad
estudiar en la universidad, qué trabajo tomar, dónde vivir y a quién tener como
pareja. Hay muchas áreas que controlan a pesar de que la mayoría de ellos aún
no son económicamente independientes”, explica el Dr. Arnett.

Lo que busca el especialista es que el estudio de esta etapa permita
generar instituciones que, como lo fue la preparatoria para la adolescencia,
permitan una transición más adecuada hacia el mundo laboral.

Los adultos emergentes se dan cuenta de que tienen una libertad que
jamás tuvieron como adolescentes y que posiblemente no vuelvan experimentar en
su vida como adultos.

Una de las características es un reacomodo de sus prioridades. La
inestabilidad del período se justifica porque únicamente están pensando en
ellos mismos. Su bienestar y la toma de decisiones que determinen su vida
futura se vuelve su prioridad.

La llegada de los adultos emergentes no es solo una tendencia
generacional que desaparecerá. El objetivo del Dr. Arnett es otro. “Espero que
en el curso del siglo 21 sea reconocida como una parte normal del curso de la
vida, de la misma manera que la adolescencia fue reconocida en el transcurso
del siglo 20”, dice.

Consejo para los padres de adultos emergentes

“Yo a tu edad ya me había casado y tenía hijos”. La frase anterior es un
reclamo generalizado de los padres de adultos emergentes. El Dr. Arnett les
ofrece un consejo:

“Sean pacientes y reconozcan que los tiempos han cambiado y que
hoy se requiere más tiempo para prepararse para la adultez. Porque la economía
es más compleja y requiere más educación y experiencia.

Y que se den cuenta que para finales de los veintes, y ciertamente para
los treintas, casi todos los adultos emergentes se han establecido para una
primera vida adulta más sólida”.

ABC de la Endometriosis

 

INTRODUCCION

La endometriosis es un trastorno común que afecta a la mujer durante su vida reproductiva. Esto ocurre cuando el tejido endometrial que recubre la cavidad uterina, crece fuera de la cavidad. Este tejido erróneamente localizado puede implantarse y crecer en cualquier parte de la cavidad abdominal, o raramente en sitios distantes.

Algunas mujeres pueden tener sólo unos pocos implantes aislados de endometriosis que nunca se diseminan o crecen, mientras que en otras la enfermedad puede diseminarse a través de toda la pelvis.

Muchas mujeres que tienen endometriosis experimentan pocos síntomas o pueden estar asintomáticas, sin embargo, en algunas mujeres, la endometriosis puede causar cólicos menstruales severos, dolor durante la relación sexual, infertilidad y otros síntomas.

La endometriosis puede en ocasiones  ser tratada con medicamentos o con cirugía con el fin de preservar la fertilidad. Sin embargo, en casos extremos algunas pacientes pueden tener síntomas tan severos que el útero y los ovarios deben ser quirúrgicamente removidos.

La endometriosis se puede encontrar más frecuentemente en pacientes que nunca han estado embarazadas, pero no se puede generalizar tan fácilmente, algunas veces afecta a mujeres que han tenido hijos, o a adolescentes.

El tejido endometrial, ya sea el que está dentro o fuera del útero, responde al incremento de los estrógenos y la progesterona producidos en el ovario.

La endometriosis responde a las hormonas ováricas de la misma manera que el endometrio. Bajo la influencia de estrógenos y progesterona, el tejido erróneamente colocado se hincha y produce las mismas sustancias incluyendo las prostaglandinas y otras sustancias que pueden ser toxicas para el óvulo y los espermatozoides. Cuando el nivel hormonal cae, el tejido puede sangrar. A diferencia del endometrio normalmente colocado que es expulsado del cuerpo como flujo menstrual, la sangre y tejido producto de la endometriosis no tiene salida; permanece e irrita al tejido circundante.

¿Qué Causa la Endometriosis?

Varias teorías existen de cómo comienza la endometriosis. La teoría más popular es la de la menstruación retrógrada, que consiste en el flujo menstrual dirigido hacia la cavidad pélvica a través de las Trompas de Falopio. De acuerdo con esta teoría, las células endometriales se pueden implantar sobre los ovarios o en cualquier parte en la cavidad pélvica.

SINTOMAS DE LA ENDOMETRIOSIS

El dolor menstrual (dismenorrea) puede ser un síntoma de endometriosis, cuando ocurre durante los primeros años de menstruación, tiende a mejorar con la edad y después del primer hijo, y no está usualmente relacionada con endometriosis. El dolor menstrual la cual ocurre posterior en la vida de la mujer y se incrementa con el paso del tiempo, debe ser considerada como un signo de alarma de una posible endometriosis.

Una paradójica característica de la endometriosis es que el grado de dolor no es un indicador válido de la severidad de la enfermedad. Algunas mujeres con endometriosis extensa no tienen dolor en lo absoluto. Una mujer con endometriosis puede notar que a medida que la enfermedad progresa sus períodos se hacen más dolorosos, o el dolor aparece más temprano o tiene una mayor duración.

Dolor Durante la Relación Sexual (Coito)

La endometriosis puede producir dolor coital, una condición conocida como dispareunia.  

Sangrado Uterino Anormal

La mayoría de las mujeres que tienen endometriosis no presentan anormalidades del sangrado. Ocasionalmente, sin embargo, la enfermedad se acompaña de sangrado vaginal en intervalos irregulares.

Infertilidad

En algunos casos la infertilidad es un síntoma de endometriosis. Sin embargo, otros factores tales como alteraciones de la ovulación o pobre calidad del semen pueden estar involucrados en la infertilidad de una pareja. Algunas mujeres que tienen endometriosis son capaces de concebir, mientras otras pueden estar infértiles debido a la endometriosis sola, o en combinación con otros factores.

DIAGNOSTICO

El diagnóstico de endometriosis no puede ser hecho por los síntomas solamente. Su médico puede sospechar la enfermedad si se tiene problemas de infertilidad, cólicos menstruales severos, o dolor durante la relación sexual. Recuerde, sin embargo, que muchos pacientes con esta condición no informan síntomas en lo absoluto.

Examen Pélvico

Un médico puede sospechar endometriosis basado en la historia clínica y en los resultados del examen pélvico, pero no puede confirmar su presencia sin estudios adicionales.

Laparoscopia

La laparoscopia es un procedimiento quirúrgico que le permite al médico mirar dentro de la pelvis e inspeccionar los órganos reproductivos para verificar la presencia de endometriosis, muchos doctores recomiendan la laparoscopia como parte del proceso diagnóstico de todas las mujeres infértiles.

TRATAMIENTO

Su doctor considerará todos los síntomas, hallazgos físicos, los resultados de los exámenes, sus preocupaciones y dudas antes de recomendar un tratamiento. Las mujeres con endometriosis que tienen pocos síntomas o no los tienen, pueden no requerir medicación. Implantes endometriales pequeños pueden permanecer estables o aún desaparecer. Puede ser recomendado una medicación hormonal, cirugía o ambas. Los doctores frecuentemente aconsejan a las pacientes con endometriosis a proseguir con sus planes de concebir. Muchos piensan que el embarazo inhibe el crecimiento de la endometriosis y causa su regresión. 

El propósito del tratamiento hormonal es simular el embarazo o la menopausia, dos condiciones naturales que se conoce que inhiben la enfermedad. Con ambos tratamientos el endometrio uterino deja de ser estimulado a crecer con cada ciclo menstrual y la menstruación se detiene. El crecimiento del tejido endometrial ectópico (endometriosis) usualmente también será suprimido. 

Los análogos del GnRH comprenden la clase de hormonas más recientes usadas para tratar la endometriosis.

Cirugía

El tratamiento de la endometriosis con medicamentos tiene limitaciones definidas. La medicación usualmente controla el dolor leve o moderado, y puede eliminar pequeños parches de la enfermedad. Pero quistes endometriósico grandes en el ovario responden menos, y las drogas no pueden remover tejido cicatrizal. La cirugía para remover adherencias, implantes o endometriomas puede ser necesaria para aliviar el dolor y mejorar la fertilidad. Aún con cirugía, toda la endometriosis puede no ser erradicada y algunas veces terapia médica postoperatoria debe de ser usada.

Algunos pacientes necesitan una combinación de tratamiento médico y quirúrgico. Sí una mujer infértil con endometriosis no logra un embarazo aún después de tratamiento médico y quirúrgico, la fertilización in vitro procedimiento conocido comúnmente como “bebé de probeta” puede ser una opción.

Mientras que la mayoría de los pacientes experimentan mejoría con el tratamiento, un 25 a 50 por ciento de los pacientes presentaran signos y síntomas de recurrencia de 5 a 10 años después de completar la terapia inicial.

Embarazo

Aunque las estadísticas no son concluyentes con respecto a sí el embarazo es terapéutico, muchos especialistas han observado que la endometriosis frecuentemente disminuye durante el embarazo. Estos investigadores creen que el medio ambiente hormonal producido por el embarazo usualmente inhibe la enfermedad.

 Implicancias Psicológicas

La endometriosis es una enfermedad que tiene consecuencias emocionales para las mujeres. El dolor debilita algunas mujeres afectando el trabajo y otras relaciones, alterando sus actividades normales. La relación sexual puede ser dolorosa y algunas mujeres pierden interés en el sexo para evitar las molestias. Además el tratamiento hormonal para la endometriosis puede afectar la sexualidad y causar trastornos emocionales. Los efectos colaterales de estos medicamentos, especialmente algunos de ellos que imitan la menopausia, pueden causar depresión e inhibir el deseo sexual en algunas mujeres. El entendimiento y soporte por la pareja, por la familia y amigos, es importante para todas mujeres con endometriosis. Se han formado grupos de apoyo para ayudar a las mujeres que presentan endometriosis y pueden estar disponibles en su área.

CONCLUSION

La endometriosis es una enfermedad que afecta millones de mujeres en todo el mundo. Para muchas la condición pasa desapercibida, para otras demandas atención profesional, especialmente cuando se compromete la fertilidad o el dolor afecta el estilo de vida. El escoger un medico calificado quien esté familiarizado con los últimos desarrollos en el manejo de la endometriosis es su mejor estrategia. El médico que usted escoja le recomendará el curso de tratamiento terapéutico más apropiado basado en su situación personal.

*Material proporcionado por AMI.

Asociación Mexicana de Infertilidad

 

 

The information provided here in should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions.  © 2011 AMI. Any duplication or distribution of the information contained here in is strictly prohibited.

Pensar en un bebé NO produce infertilidad

Es difícil que un estado emocional como la depresión conduzca por sí solo a un cambio biológico tan radical que impida el embarazo, afirmó Francisco Antonio Morales Carmona, académico de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

De hecho, subrayó, actualmente está más que probada la existencia de factores orgánicos que determinan la imposibilidad de gestación.

En realidad, la depresión acompaña a la infertilidad, pero no es causa de la misma; sin embargo, muchas veces las mujeres o las parejas, como parte del proceso que viven y por su estado, así lo interpretan, indicó el también jefe del Departamento de Psicología del Instituto Nacional de Perinatología.

Entonces, reiteró, se piensa que esto contribuye a perder un bebé o no poder embarazarse, cuando no hay relación. A veces se habla de la ansiedad que genera la incapacidad de concebir, pero ésta tendría que ser totalmente patológica para alterar el equilibrio biológico de la mujer, abundó.

Depresión: un síntoma, un estado de ánimo o un trastorno

Morales Carmona añadió que la depresión es un término utilizado en diferentes contextos. Puede ser un síntoma, un estado de ánimo o un trastorno.

En tanto, la infertilidad agrupa a mujeres que pueden embarazarse y no llegar al término de la gestación, y a las que, a pesar de sus deseos de procrear, no pueden hacerlo. Es importante establecer la diferencia desde el punto de vista psicológico, acotó, porque cuando se pierde el producto se genera un duelo, tristeza y sensaciones de frustración e impotencia.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, más del 90 por ciento de los casos de infertilidad que se presentan tienen solución a través de tratamientos médicos.

En México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), un millón y medio de parejas padecen infecundidad, y 85 por ciento de los casos se debe a causas que pueden ser diagnosticadas a través de un estudio médico adecuado.

En caso de infertilidad, existen tratamientos psicológicos que consisten en acompañar a la paciente en el proceso de diagnóstico y detección de los factores que contribuyen a su imposibilidad reproductiva. La idea es que la mujer se encuentre en las mejores condiciones emocionales, concluyó Morales Carmona.

(Fuente: UNAM)

Mamá cierra por Inventario

Abuela, me duele la panza…

– Mira, cierra los ojos; trae las estrellas del cielo a tus manos y con
ellas frótate muy bien el estómago; cuando los abras, verás que el dolor se
habrá ido. La abuela observa con ternura el fervor de su nieta al obedecer.

Esto que la abuela vive con su nieta de 11 años es lo que
podríamos llamar un “momento mágico”. Esos que atrapamos en instantes y que
forman la VIDA.

Es cierto, las mujeres somos grandes alquimistas. Podemos convertir lo
ordinario en milagroso; ése es nuestro poder.

 

Desde el inicio de los tiempos, las mujeres estamos genética y
psicológicamente programadas para crear, dar y nutrir. Sabemos cuando nuestro
bebé ya va a llorar. Sabemos detectar lo que una persona necesita antes de
que ella misma lo sepa. Sabemos cuando nuestros esposos necesitan relajarse.
Si alguien estornuda, ofrecemos un Kleenex. Si alguien está enojado
ofrecemos una sonrisa. Somos capaces de hacer lo que sea para hacer felices
a quien amamos. Nos gusta complacer, en especial si somos mamás.

El problema surge cuando nos convertimos en complacedoras profesionales.
Cuando nos olvidamos de nosotras mismas. Cuando no nos damos el tiempo y la
oportunidad de darnos gusto, de apapacharnos.

Para las mujeres, vivir esos momentos “mágicos” es un asunto de
sobrevivencia psicológica y espiritual. De otra manera, todas las tareas y
aquellos que nos necesitan terminan por secarnos.

Necesitamos momentos “mágicos” de descanso, de soledad, de diversión, de
reflexión; darnos por lo menos una hora, aunque sea cinco minutos al día,
sólo a nosotras mismas. Necesitamos recargar el espíritu para poder seguir
dando sin resentimiento y sin llegar al borde del desmayo. Necesitamos
silencio. Necesitamos escuchar nuestro corazón por un rato, ningún otro. Sí,
ser un poco egoístas. Sin culpa…

¡Qué difícil! ¿Por qué nos incomoda tanto darnos gusto? Sentimos que al
hacerlo abandonamos a todo el mundo: al marido, a los hijos, al perro o a la
amiga en crisis. Nos sentimos lo peor de este mundo, si decidimos cerrar,
una hora, la puerta del cuarto para leer, ir a una clase o escaparnos y
dejar encargados a los hijos. De hacerlo, buscamos disculpas y
justificaciones.

Amor, no me tardo, sólo me voy un rato y cuando regrese te prometo que
jugamos todo el tiempo o te compro un helado o… Prometemos y hacemos lo
que sea… con tal de reivindicarnos y quitarnos de encima la culpa.

¿Por qué? ¿Por qué sentimos que tenemos que regresar el doble a cambio de un
rato para nosotras mismas?

Si siempre has vivido para ser la nana, psicóloga, chofer, cocinera,
enfermera, maestra, sensual geisha, limpiadora, costurera y demás para los
otros, es muy probable que, al principio, a los tuyos no les guste mucho que
empieces a darte tiempo para ti misma. Quizá te lo reclamen abiertamente o
te lo hagan sentir de manera indirecta. Ignóralos. Poco a poco se van a
acostumbrar a ese tiempo especial para ti. Incluso, una vez que vean en tus
ojos ese brillo recobrado y sientan cómo tu humor, paciencia y presencia
mejoran, te van a apoyar.

 

Necesitamos cerrar la puerta a otros para encontrar nuestro propio centro.
¿Dónde estoy parada? ¿Qué quiero? ¿Qué me gusta? ¿A dónde voy?

Por ti y por tu familia, todos los días también trae las estrellas del cielo
durante un rato y cuelga en tu puerta un letrero que diga: “Cerrado por
inventario”.

¿Y los clientes? No te preocupes. Cuando vuelvas a abrir, ahí
van a estar…

Amiga anónima conocida y desesperada

Hace como dos semanas me hospedé en un hotel durante un viaje de trabajo y al sentirme un poco sola y con una sensación de libertad que nunca había sentido, decidí llamar a una de esas “empresas de acompañantes”, de esas que reparten información a la salida de los aeropuertos en algunos lugares, principalmente para hombres.

Sin embargo entre los papeles que tenía, encontré a uno que ofrecía literalmente el servicio  masculino y en especial me llamo la atención uno que se llamaba  ” Ferótico ” . Después de analizar con cuidado la fotografía, me decidí a llamarlo… que carajos.

Con el folleto en mis manos, -que temblaban y sudaban por la expectativa, levanté el teléfono y marqué el número que indicaba el panfleto.

 

El : – ” ¡ Hola ! “, contestó un hombre con una sensual voz.
Yo: – ” ¡ Hola !, veo que sabes de masajes y la verdad es que necesito que vengas a mi habitación y me des uno urgente…. No, espera, en realidad lo que quiero es ¡ sexo !.  Tengo ganas de tener una larga sesión de sexo salvaje pero ¡ya! Estoy hablando en serio, deseo que dure toda la noche y estoy dispuesta a participar en variadas y atípicas cosas….. si eso tiene un nombre que puedas pronunciar ¡ yo quiero hacerlo !
Trae toda clase de implementos, accesorios y juguetes para que te asegures que me mantendré despierta ¡toooda la noche! Quiero que me inmovilices y que me llenes el cuerpo con lo que quieras, para después limpiárnoslo uno al otro… con la lengua o lo que tu quieras. ¿qué te parece…? ”

EL : – ” Pues la verdad suena fantástico señora… pero, para hacer llamadas externas primero necesita marcar el 9 ”

Anteriores Entradas antiguas